La calefacción se logra con circulación forzada de aire mediante un ventilador centrifugo y un quemador a llama directa o usando un intercambiador de calor. Cuenta con un portón de acceso de dos hojas de abrir y un tablero de comando con control de temperatura y tiempo. Si los requerimientos lo exigen, se proveen filtros metálicos en la inyección de aire.

Trabajos

Contactar asesor